Seguro que ya conoces el método Baby Led Weaning, ¿verdad? Pues hoy te voy a explicar qué factores afectan a la hora de escoger este modo de alimentación para tus hijos. Se trata de ver qué características tenemos nosotros o nuestro alrededor que nos hacen propensos a querer que nuestros hijos sean autosuficientes a la hora de comer. Según este artículo de Brown (Maternal & Child Nutrition, 2011), en el Reino Unido se ha visto que según la personalidad y nuestro comportamiento con la comida de los padres, éstos tienen más o menos probabilidad de escoger este método para alimentar a sus hijos. ¿Qué interesante no? Parece que, por tanto, la decisión no es solo nuestra o de nuestro bebé 😉

Personalidad de los padres

Las madres que adoptan este método suelen ser más relajadas, ya que se vió que tienen menos dificultades a la hora de hacer dieta, y menos ansiedad. Es lógico, porque este método requiere un grado bajo de control del padre sobre el niño a la hora de comer, ya que le dejamos hacer mientras le observamos (por seguridad y para acompañarlo).

Información de los medios públicos

Según el nivel educativo de los padres, estos encontrarán información en lugares con más o menos rigor y accesibilidad. Es decir, los que tengan menos recursos o estudios probablemente obtendrán la mayor parte de la información de la tele, y algo de internet a través de webs de noticias o por las redes sociales. Y los que tengan estudios o trabajos de mayor complejidad estarán más habituados a la buscar información de mayor rigor científico en internet, también es posible que lean más y que recurran a otros medios menos masivos como la radio. La realidad es que cuanto más audiencia tiene un medio, menor es el detalle con el que se da la información, porque prima el captar la atención aunque sea durante poco tiempo con cada noticia.

tvvsinternet

Oferta de productos comerciales preparados

Todos sabemos que la oferta de productos para bebés en los supermercados es abrumadora. O más bien debería decir la oferta de potitos y papillas. Que yo sepa, no existe ningún tipo de comida en trozos para bebés, salvo algunas galletas que en su empaquetado recomiendan ser disueltas en un biberón… y cuyo contenido en azúcar es para caerse de espaldas. Esto está claro que viene de la mentalidad tradicional que hay acerca de dar de comer todo triturado a los bebés porque no tienen dientes, porque están desarrollándose, porque aún tienen que aprender a comer, etc. (Como si no fueran ellos los que deciden si maman o no, o si se acaban el biberón o no…).

Si el método BLW sigue demostrando su validez en los estudios científicos que se están realizando cada vez más, espero que el mensaje llegue poco a poco a todos. Y en especial a las industrias alimentarias, para que amplíen su oferta de productos y den a la gente la opción de escoger este tipo de alimentos. Como es lógico, no se trata de dar productos preparados cada día, pero de igual modo que existe la opción de los potitos para casos necesarios, si hubiera comida en trozos para bebés, los que utilizan el método BLW no tendrían que recurrir a los tarritos de purés en situaciones de emergencia, como estoy segura que os ocurre a algunos de vosotros.

 

La conclusión de todo esto, es que, depende de la importancia que le demos a la alimentación de nuestros hijos, nos involucraremos de distinto modo, y nos informaremos más o menos, pero siempre y cuando tengamos las herramientas necesarias :) como la información adecuada a nuestro alcance y los productos más idóneos para los más pequeños.

 

Me encantaría leer vuestros comentarios acerca de este tema, puesto que creo que lo que más importa son las opiniones de la gente!

Share Button